Los bebés aprenden muy pronto a reconocer los espacios que sus cuidadores les reservan. Están ante la impresión más temprana del mundo y la respuesta se canaliza siempre mediante el juego.